Menu
Bilbao

Economía Social y ciudades

Valores y competitividad para un desarrollo local inclusivo y sostenible

October 1-3, 2018

¡¡Presenta tu iniciativa!!

CONVOCATORIA ABIERTA

más información aquí
Menu

Economía Social y ciudades

Valores y competitividad para
un desarrollo local inclusivo y sostenible.

1. CO-CREACIÓN DE POLÍTICAS PÚBLICAS

La “co-creación” puede definirse, grosso modo, como un modelo de elaboración y (re)diseño de servicios públicos en el que participan diversos tipos de actores, no sólo actores públicos, sino también actores privados (personas usuarias del servicio, beneficiarios y beneficiarias indirectas, etc.), que transfieren y comparten sus experiencias, capacidades y recursos (conocimiento, información, etc.) para mejorar de manera conjunta los procesos (deliberativos y decisorios) y los resultados públicos (servicios públicos más eficaces, eficientes y de calidad), y generar también un mayor valor social (integración y cohesión social).

Es preciso tener en cuenta que en los procesos colaborativos cada persona aporta y comparte valores y recursos que generan, no sólo un resultado diferente, sino un entorno (espacio público y relaciones de poder) distinto del que se parte. De este modo, la co-creación se concibe también como un modelo de transformación social y de aprendizaje en valores democráticos, ya que contribuye a afianzar el sentimiento de pertenencia, la implicación y el compromiso moral con la comunidad o con el grupo en el que se participa.

1.1. ESTRATEGIAS DE COLABORACIÓN ENTRE GOBIERNOS LOCALES Y AGENTES DE ECONOMÍA SOCIAL

Cada vez más gobiernos locales desempeñan un papel clave en el desarrollo sostenible y la innovación política, y las colaboraciones entre actores públicos, privados y comunitarios están cambiando. Más allá de la tradicional relación financiador / beneficiario, se están desarrollando colaboraciones entre actores públicos y actores del territorio en todas las etapas de los proyectos, con el fin de:

  • Identificar las necesidades del territorio
  • Construir soluciones compartidas
  • Involucrar verdaderamente a la ciudadanía de la zona en cuestión
  • Gestionar proyectos sobre una base compartida
  • Llevar a cabo una evaluación participativa

Estas colaboraciones pueden tomar formas diversas: gobernanza participativa, co-construcción de políticas públicas, asociaciones público-privadas-comunitarias, gestión compartida. Permiten mayores beneficios, como capacitar y empoderar al vecindario, a la vez que logran una mayor apropiación y sostenibilidad del proyecto.

1.2. COMPRA PÚBLICA Y CLÁUSULAS SOCIALES

La contratación pública desempeña un papel de suma importancia en la economía. En la Unión Europea las administraciones públicas dedican más de un billón de euros a adquirir bienes y servicios, lo que supone (según diferentes estudios) entre el 12% y el 15% del Producto Interior Bruto, aproximadamente 2000 euros por habitante y año (Lesmes, 2006).

Teniendo en cuenta esta realidad podríamos pensar que las Administraciones Públicas podrían utilizar su capacidad de influencia en el mercado sirviéndose de la contratación administrativa como instrumento para apoyar transversalmente sus políticas públicas. Sin embargo, en la actualidad la contratación pública sigue basándose mayoritariamente en unos criterios técnicos y económicos, además de la aplicación de los principios de libre concurrencia y publicidad. No teniendo en cuenta, sufientemente, otros principios más importantes de carácter ético, social y solidario.

1.3. LA ECONOMÍA SOCIAL EN LAS POLÍTICAS PÚBLICAS

La integración progresiva de la Economía Social en numerosas políticas públicas ha supuesto el reconocimiento del positivo papel de este sector en la consecución de objetivos de interés social. Esta capacidad de generación de beneficios colectivos de la Economía Social no ha sido ignorada por los gobiernos de distintos niveles (local, regional, estatal y supraestatal). Ha sido precisamente la base argumental principal que ha legitimado el involucrar a las empresas y entidades de la Economía Social en un creciente número de políticas de diversa naturaleza e incluso la edificación de políticas públicas específicamente dirigidas a fomentar este sector social.

1.4. LA ECONOMÍA SOCIAL EN LA POLÍTICA COMUNITARIA

Durante las tres últimas décadas, la atención prestada a la ES por parte de las diferentes instancias comunitarias ha sido creciente aunque discontinua en el tiempo y desigual según instituciones. Progresivamente se ha ido reconociendo el importante papel de la ES en el desarrollo social y económico de Europa y su naturaleza como pieza fundamental del Modelo Social Europeo.

El interés por parte de las instituciones comunitarias en implicar a la ES en las políticas sociales y de integración laboral y social y las políticas de desarrollo local y de creación de empleo constituye un avance fundamental, sin embargo, revela una concepción estrecha del potencial y de las propiedades que aquella puede generar en la sociedad y la economía europeas.

1.5. LA ECONOMÍA SOCIAL EN LOS OBJETIVOS DE LA AGENDA DE DESARROLLO SOSTENIBLE 2030

Naciones Unidas reconoce el importante papel que las cooperativas y las empresas y entidades de la Economía Social desempeñan en la implementación de la Agenda 2030 como parte del sector privado. A nivel mundial, Naciones Unidas calcula que las cooperativas cuentan con casi 1.000 millones de socios y socias y generan 100 millones de puestos de trabajo, lo cual supone un 20% de empleo más que las firmas multinacionales. Por su parte, las mutualidades ofrecen cobertura de salud y protección social a 230 millones de personas en el mundo. Personal experto en la materia consideran también que la Economía Social contribuye al logro de los ODS establecidos por las Naciones Unidas, especialmente en los objetivos relacionados con el crecimiento inclusivo y sostenible, el pleno empleo o el trabajo decente para todas las personas, la industrialización inclusiva y la innovación. Es por estas y otras razones que las entidades de la ES pueden constituirse en un agente clave en el logro de los ODS, advirtiéndose también, en este contexto, la necesidad de favorecer proactivamente a este sector por las siguientes vías:

  • Aumentar el reconocimiento del papel de las empresas y organizaciones de la ES en el desarrollo sostenible;
  • Promover el conocimiento sobre la ES y consolidar sus redes.
  • Apoyar el establecimiento de un entorno institucional y normativo propicio para la ES.
  • Garantizar la coordinación de los esfuerzos internacionales y crear y reforzar alianzas que favorezcan al sector.

1.6. COMPORTAMIENTO DE LA ECONOMÍA SOCIAL EN CONTEXTOS CRÍTICOS: CRISIS ECONÓMICA, CRISIS INSTITUCIONALES

Las empresas y entidades de la Economía Social han padecido los efectos de la crisis y de las medidas adoptadas para combatirla. Se han perdido empleos y empresas y se ha sufrido un gran golpe en materia de los resultados empresariales y en desarrollo de negocio. Pero también se constata una enorme fortaleza que define la capacidad de respuesta en comparación con el resto de las figuras empresariales y los actores económicos de carácter estrictamente capitalista.

En términos generales, las empresas y entidades de la Economía Social han mantenido el empleo societario y su calidad, han superado con notable diferencia los índices de morbilidad empresarial del conjunto del tejido empresarial y han sostenido la creación de valor añadido y riqueza. Los niveles de restitución de empleos y empresas resultan paradigmáticos. En algunos casos concretos como en el del País Vasco, destaca la fortaleza empresarial del grupo MONDRAGON; que a pesar de sufrir intensamente los efectos de la crisis económica que incluso ha supuesto la quiebra de una de sus cooperativas referentes, ha mostrado un nivel de resiliencia constatado en el volumen de empleo recolocado en un tiempo récord con la mínima perdida posible para las personas. Otro ejemplo destacable es el comportamiento de un subsector especialmente sensible a los efectos de la crisis y que ha resultado esencial para mantener empleos y cobertura social a aquellas personas más desfavorecidas y nos referimos a los Centros especiales de Empleo (empleo protegido y dependencia).