Menu
Bilbao

Economía Social y ciudades

Valores y competitividad para un desarrollo local inclusivo y sostenible

October 1-3, 2018

¡¡Presenta tu iniciativa!!

CONVOCATORIA ABIERTA

más información aquí
Menu

Economía Social y ciudades

Valores y competitividad para
un desarrollo local inclusivo y sostenible.

3. RETOS PARA EL CRECIMIENTO DE LAS ENTIDADES DE ECONOMÍA SOCIAL

Las entidades de economía social tienen retos importantes relativos a su capacidad de crecimiento. Este subtema está orientado a debatir y compartir en torno a los factores que favorecen y dificultan el crecimiento, sean estos de índole interna o externa. La Comisión Europea ha señalado que las empresas de economía social muestran un gran potencial de crecimiento debido al incremento de “la demanda de innovación social y al aumento de las nuevas tecnologías y las plataformas de colaboración”. Sin embargo, – señala la Comisión – estas empresas todavía tienen dificultades para obtener financiación y apoyo, especialmente debido a la “falta de reconocimiento y comprensión de su potencial económico y a una explotación insuficiente de las nuevas tecnologías” (Comunicación de la Comisión: Los líderes de la Europa del mañana: la Iniciativa sobre las empresas emergentes y en expansión”. 22.11.2016). El Foro desea compartir esta visión europea de los retos para el crecimiento de las entidades de ES, con otras perspectivas regionales, de modo que la interacción entre realidades diferentes aporte una visión compartida de los retos comunes que es preciso superar para propiciar el crecimiento de la economía social.

3.1. VISIÓN INTERNACIONAL EN LAS ENTIDADES DE ECONOMÍA SOCIAL: INSTRUMENTOS DE FINANCIACIÓN, VISIBILIDAD Y MARCO REGULATORIO

La internacionalización de las entidades de economía social puede decirse que es una “asignatura” de reciente inclusión en el contexto del crecimiento de las entidades de economía social. En general y salvo excepciones, el tamaño de las empresas de la economía social dificulta la competitividad de las mismas. La mayoría son micropymes (15 trabajadoras y trabajadores de media ) con una gestión poco profesionalizada y en las que no está presente la visión internacional de la actividad, para lo cual es necesario disponer de financiación que garantice la expansión y el desarrollo de las iniciativas.

Por otro lado y como bien queda reflejado en los informes redactados por las instituciones europeas en su labor de promoción de la economía social, aún se reconoce una importante falta de visibilidad externa, cierto desconocimiento del impacto que genera la actividades de las entidades de economía social, así como una falta de marcos regulatorios a nivel de los estados que propiciaría un mayor y mejor desarrollo de estas entidades.

3.2. EXPERIENCIAS DE ALIANZAS ENTRE ENTIDADES DE ECONOMÍA SOCIAL

Tomando como referencia el informe: “La economía social en la Unión Europea”, elaborado por CIRIEC para el Comité Económico y Social Europeo en 2012, el carácter plural y multiforme de la economía social requiere la presencia de sólidas organizaciones representativas de los diferentes grupos de empresas y organizaciones que la integran. Sin embargo, la identidad compartida por todas ellas y el núcleo de intereses comunes que aglutina a la ES plantean la necesidad y conveniencia de realizar esfuerzos incondicionales de vertebración asociativa de toda la ES, tanto a nivel nacional como a nivel internacional. Cuanto más visible y potente sea la imagen colectiva proyectada por la ES más posibilidades de desarrollo y de actuación eficaz tendrán todos y cada uno de los grupos de agentes que la constituyen. En este subtema, se desea compartir experiencias de alianzas entre entidades de economía social que vayan en la línea de consolidar las actividades y generar una mayor visibilidad de las mismas, tanto a nivel local como a nivel de interacción con los responsables políticos.

3.3. GENERACIÓN DE FONDOS Y OTRAS HERRAMIENTAS PARA LA CREACIÓN Y EL SOSTENIMIENTO DE LAS INICIATIVAS DE ECONOMÍA SOCIAL

En el Foro de Montreal se incluyó la temática de la financiación ya que este factor es clave para el desarrollo de nuevas empresas de economía social y para permitir el crecimiento de las existentes.

De este modo, el Consejo de la Unión Europea, en el documento de conclusiones redactado con posterioridad a la celebración del Consejo sobre “La promoción de la economía social como motor clave del desarrollo económico y social en Europa” de diciembre 2015, apuntaba la necesidad de analizar qué instrumentos financieros son los más adecuados y fomentar su difusión a todos los niveles, con el fin de establecer un ecosistema financiero global y permitir el desarrollo y el crecimiento de las empresas de economía social. Abogando también por facilitar el acceso a la información sobre las posibilidades de financiación para las empresas de economía social.

3.4. DEMOCRATIZACIÓN DE LOS MODELOS DE GOBERNANZA DE LAS ENTIDADES DE ECONOMÍA SOCIAL

Tal y como señala el Libro Blanco de La Economía Social: “las entidades de economía social están dotadas de una estructura democrática basada en un modelo de gestión participativo, siendo por tanto la gobernanza democrática uno de los fundamentos de la Economía Social. En virtud del principio « una persona, un voto », la participación activa en la toma de decisiones no deriva de la propiedad del capital. Esta, favorece la implicación de todos los agentes implicados y garantiza la independencia y autonomía de las empresas y organizaciones de la Economía Social”

Profundizar en los mecanismos de democratización de los modelos de gobernanza de las entidades de economía social supone apostar por el empoderamiento de las personas que forman parte de las organizaciones a través de la formación, la información, la transparencia, el refuerzo de las competencias y habilidades, etc…Se trata en definitiva de compartir experiencias y propuestas en torno a los modelos de gobernanza de las diversas expresiones de la economía social.

3.5. MONETIZACIÓN DEL VALOR SOCIAL DE LAS ORGANIZACIONES. UN ENFOQUE BASADO EN LOS GRUPOS DE INTERÉS

“Las empresas de la Economía Social disponen de una importante capacidad de creación de riqueza, que no se mide únicamente en base a su capital financiero sino que también, principalmente, se mide en base a su capital social”, así lo recoge el libro Blanco elaborado por Social Economy Europe, de ahí que la Comisión Europea quiera medir el impacto de las empresas sociales y espera que dicha medición aporte resultados positivos en términos de inversión y de acceso a financiación.

Sin embargo la Economía Social, además de aprovechar el viento favorable que supone este deseo de las instituciones europeas, debe seguir su camino y abordar la medición de su valor social desde un planteamiento inclusivo como es el de tener en cuenta a sus grupos de interés. Es desde la relación y el impacto que genera con su interacción desde donde se abre un interesante campo de trabajo para llegar a monetizar el valor social de las entidades de economía social y de este modo abordar, por qué no desde la medición cuantitativa el impacto social de las actividades.