Menu
Bilbao

Economía Social y ciudades

Valores y competitividad para un desarrollo local inclusivo y sostenible

October 1-3, 2018

¡¡Presenta tu iniciativa!!

CONVOCATORIA ABIERTA

más información aquí
Menu

Economía Social y ciudades

Valores y competitividad para
un desarrollo local inclusivo y sostenible.

2. LA CONTRIBUCIÓN DE LA ECONOMÍA SOCIAL A LA TRANSFORMACIÓN DEL TERRITORIO

El territorio, entendido en sentido amplio, es el protagonista por excelencia del desarrollo inclusivo y sostenible. Un territorio entendido no solo como ámbito geográfico, como espacio físico, sino como un conjunto de agentes, de posibilidades, de potencialidades, materiales e inmateriales, un espacio con una trayectoria cultural, histórica, social, económica y medioambiental común, a partir de la cual se origina una realidad concreta y un potencial de desarrollo endógeno determinado, que condiciona el crecimiento económico, en particular, y el desarrollo sostenible, en general. Sobre ese territorio se dan unos factores y características socioeconómicas que le confieren una cierta identidad y que pueden fomentar un proceso de desarrollo inclusivo y sostenible. Y entre los diferentes componentes del marco territorial, la Economía Social, se presenta progresivamente como un complemento, en algunos casos, y como una alternativa, en otros, a la economía tradicional.

Uno de los valores inherentes a la economía social es el compromiso y la responsabilidad social de los agentes que la conforman como protagonistas de su propio desarrollo y del resto.

Su contribución al empleo, a la inclusión social, a la innovación social, su el compromiso interno y externo, el conocimiento del territorio sobre el que se desarrolla la actividad, etc., fomentan la importancia de su impacto en el ámbito territorial.

La economía social puede contribuir también a la aspiración de la Unión Europea de convertir a Europa en la economía basada en el conocimiento más competitiva y dinámica del mundo, capaz de crecer económicamente de manera sostenible, con más y mejores empleos y con mayor cohesión social, reforzando la cohesión territorial y avanzando en nuevos paradigmas de gobernanza.

2.1. EMPRENDIMIENTO E INNOVACIÓN SOCIAL

En los últimos años, la innovación y el emprendimiento social han alcanzado una gran relevancia, mostrando las implicaciones sociales que estas iniciativas tienen sobre el desarrollo económico y social. Actualmente se considera que el desarrollo económico y el bienestar de la sociedad pasan por la consolidación de organizaciones híbridas que combinan indistintamente prácticas sociales y comerciales.

A nivel mundial la búsqueda de procesos disruptivos para hacer frente a las crecientes problemáticas sociales, ha venido acompañada de la recuperación de los modelos de trabajo colaborativo, autogestión y co-creación que incorporan la visión y los aportes de los diversos actores de la sociedad (Estado, sector privado y sociedad civil). El emprendimiento social representa uno de los procesos a través del cual se desarrolla la innovación social, caracterizándose por su focalización en la generación de soluciones a problemáticas sociales a partir del emprendimiento bajo modelos de negocio que garanticen su sostenibilidad económica y social, empoderando a las comunidades receptoras de la innovación como sujeto activo en el ciclo de desarrollo del emprendimiento.

2.2. TERRITORIOS SOCIALMENTE RESPONSABLES

Según el Comité Económico y Social Europeo, “un territorio puede definirse como socialmente responsable cuando orienta su propio desarrollo hacia las cuestiones de sostenibilidad; es decir, cuando integra en su propio desarrollo la dimensión económica, social y medioambiental. Un territorio que consigue integrar en sus decisiones económicas consideraciones sociales y medioambientales; compartir un modelo de valores y un método participativo en los procesos de toma de decisiones; favorecer las buenas prácticas y una interacción permanente entre las partes interesadas, con el fin de fomentar la innovación y la competitividad, puede considerarse como un territorio socialmente responsable.”

El actual desarrollo económico y tecnológico crea un enriquecimiento que en muchos territorios supone un crecimiento desigual, causando riesgo de exclusión social y laboral y de degradación medioambiental. Crear Territorios Socialmente Responsables supone elaborar políticas que den respuesta a los problemas concretos del territorio, buscando la colaboración de los agentes implicados y teniendo en cuenta no sólo el valor económico sino también los valores sociales, éticos y de riqueza cultural.

2.3. ECOSISTEMAS DE INNOVACIÓN SOCIAL

Los ecosistemas de innovación social son entornos en los que se están creando múltiples iniciativas que dinamizan los procesos sociales y de competitividad, el desarrollo productivo y la innovación en distintos territorios.

En la actualidad, entre los diferentes agentes que forman parte del ecosistema de la innovación social, existe un creciente interés por determinar variables que midan las diferentes iniciativas y su potencial impacto social, y poder así apostar por aquellas que tengan una capacidad mayor de escalar y de provocar un cambio profundo, de raíz. “El ecosistema de innovación reúne a una gran diversidad de agentes que incluye desde fundaciones, centros académicos, iniciativas privadas y de la sociedad civil, hasta universidades y entidades públicas y financieras. Muchas de estas entidades están orientadas a incidir en el ecosistema de la innovación social a través de la creación y dinamización de redes, la conexión entre personas con iniciativa empresarial y agentes de inversión y otros mecanismos de colaboración entre diferentes actores”. (Fuente: Informe COTEC. La innovación social en España 2016).

2.4. ECONOMÍA SOCIAL Y CIUDADANÍA EN COOPERACIÓN: BINOMIO DE TRANSFORMACIÓN

Las entidades de economía social, como conjunto de organizaciones, conforman un “andamiaje” de referencia en la construcción social de la identidad cívica y en el ejercicio cotidiano de la participación ciudadana. Contribuyen a extender el bienestar general a través de la práctica participativa de sujetos individuales, asociativos y colectivos, aportan densidad al tejido social y favorecen la integración de personas y grupos.

Las investigaciones sobre la economía social coinciden en señalar la necesidad de preservar la independencia de las organizaciones y reforzar su vertiente social y participativa en el desarrollo de una vida comunitaria más plena, apoyada en el consenso y en la colaboración ciudadana y en el desarrollo de una democracia más participativa y cooperadora entre los diferentes actores implicados en el bienestar. En la actualidad, el acceso al ámbito de las decisiones públicas por parte de la ciudadanía precisa de la mediación de organizaciones sociales que asuman estrategias encaminadas a favorecer la activación y la transformación del denominado capital social en capital político.

2.5. LA ECONOMÍA SOCIAL Y SU CONTRIBUCIÓN A LOS PROCESOS POST-CONFLICTO

La era del posconflicto significa pensar, planear y ejecutar acciones para cuando el conflicto empiece a estar superado. Con esta visión, en el conflicto y en el posconflicto existen múltiples factores y agentes que demandan y exigen soluciones integrales y coordinadas, lo cual hace más complejo y desafiante el proceso para llegar a una era de postconflicto y a la anhelada paz.

Considerando las situaciones de pobreza y desigualdad que subyacen habitualmente en situaciones de conflicto, las organizaciones y la sociedad civil deben gestionar iniciativas económicas, comprender adecuadamente los problemas y proponer soluciones, aprendiendo y utilizando nuevas habilidades y conocimientos. El papel de las organizaciones de economía social, ONGs y tercer sector sirve de cohesionador en la vida social, ya que tras un conflicto, la sociedad necesita de un entramado de organizaciones que acerque y cohesione a la ciudadanía, y la aproxime a la vida social.

2.6. EL SISTEMA VASCO DE DESARROLLO LOCAL

El modelo vasco de desarrollo local se concibe desde la perspectiva general de la política vasca de cohesión territorial, social, económica y ambiental. Así como es necesario para las empresas innovar continuamente en productos y procesos, para los agentes involucrados en el desarrollo territorial es necesario innovar continuamente en la forma en que los actores territoriales se relacionan, porque ya no es suficiente con definir un buen modelo de interacción, sino que hay que desarrollar las capacidades para repensar continuamente dicho modelo. Esta es la idea del sistema vasco de desarrollo local, la vinculación entre los procesos de desarrollo económico local y la articulación de los actores territoriales para definir su futuro. Para ello resulta conveniente contar con entidades concertadas entre los diferentes actores sociales locales, como puede ser a través de agencias de desarrollo local que hagan de instrumento mediador principal en el fomento económico territorial. Las Agencias de Desarrollo Local en el País Vasco responden al enfoque del desarrollo económico territorial, que descansa esencialmente en el mejor aprovechamiento del potencial de los recursos endógenos, a fin de incrementar el nivel de empleo y el crecimiento económico sostenible a nivel local.

2.7. RELATO MONDRAGON

MONDRAGON es una de las experiencias prácticas más emblemáticas y longevas en el mundo de Cooperativismo y Economía Social en sus diversas modalidades y sectores. MONDRAGON se ha convertido en el paradigma del desarrollo industrial en España gracias a una fórmula poco convencional: el cooperativismo de trabajo asociado. El movimiento cooperativo de Mondragón, cuyo último fin siempre fue una empresa más justa y solidaria a partir del respeto a la libertad, dignidad y desarrollo de la persona y la comunidad, es hoy un referente internacional de la Economía Social, dispuesta a abrir y compartir su experiencia con las ciudades y los agentes que participarán en el Foro.